Espacios públicos urbanizados y edificaciones

1. Instalación de ascensor, videoportero, rampa o cualquier elemento que permita la accesibilidad?

Pregunta:

¿Puedo instalar un ascensor, un videoportero, rampa y cualquier elemento que permita la accesibilidad en el edificio donde vivo?

Respuesta:

En lo que se refiere a los problemas de accesibilidad del edificio, la comunidad de vecinos, a instancia de los propietarios en cuya vivienda vivan personas con discapacidad o mayores de setenta años, vendrá obligada a realizar las obras de accesibilidad que sean necesarias para uso adecuado a su discapacidad en los elementos comunes, o para la instalación de dispositivos mecánicos y electrónicos que favorezcan su comunicación con el exterior, cuyo importe total no exceda de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes.

Los gastos, por tanto, de estas obras los cubrirán todos los vecinos del inmueble, salvo las unidades familiares que tengan ingresos anuales inferiores a 2,5 veces el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples).

Pregunta:

¿Qué derechos tengo frente a mi comunidad de propietarios para realizar una obra de accesibilidad? (ascensor, elevador, rampas, videoportero...)

Respuesta:

Tanto en la Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre Propiedad Horizontal (LPH), en la nueva redacción dada por la Ley 26/2011, de 1 de agosto de adaptación normativa a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, como en la Ley 15/1995, de 30 de mayo, de Límites del dominio sobre inmuebles para eliminar barreras arquitectónicas de las personas con discapacidad, ofrecen determinados mecanismos para favorecer la accesibilidad de los edificios de viviendas.

Con la primera normativa, se reconoce el derecho a realizar las obras necesarias para el uso de los elementos comunes o las instalaciones o dispositivos necesarios que consigan la comunicación con el exterior.

La segunda normativa enumera cuáles son las obras de adecuación para conseguir el acceso al edificio, tales como escaleras, ascensores, pasillos, portales o cualquier otro elemento arquitectónico, o las necesarias para la instalación de dispositivos electrónicos que permitan la comunicación con el exterior.

Pregunta:

¿En cualquier caso tengo derecho a realizar las obras de accesibilidad?

Respuesta:

Si acreditan su discapacidad a través de su certificado o su condición de tener 70 o más años de edad, son titulares de la finca en calidad de propietarios, arrendatarios, subarrendatarios, usufructuarios o meros usuarios de la misma, las obras de accesibilidad necesarias par el uso de los elementos comunes o las instalaciones o dispositivos que favorezcan la comunicación exterior, cuyo importe no exceda de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes, se realizarán cuando una persona propietaria lo solicite.

Los gastos, por tanto, de esas obras los  cubrirán todos los vecinos del inmueble, salvo las unidades familiares que tengan ingresos anuales inferiores a 2,5 veces el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples).

Pregunta:

¿Cuándo es necesario el acuerdo de la comunidad de propietarios?

Respuesta:

Cuando las obras para conseguir la accesibilidad al inmueble excedan del importe de doce mensualidades de gastos ordinarios y el acuerdo para su realización se haya adoptado válidamente, la comunidad de vecinos quedará obligada al pago de los gastos que origine la obra o instalación. Estos acuerdos se adoptarán con el voto favorable de la mayoría de los propietarios que, a su vez, representen la mayoría de las cuotas de participación.

Y a esos efectos, se computarán como votos favorables los de aquellos propietarios ausentes de la Junta, debidamente citados que, informados del acuerdo, no comuniquen su discrepancia en el plazo de treinta días naturales. Los acuerdos válidamente adoptados, de esta forma, obligan a todos los propietarios.

 

 

 

 

© Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad